Inicio Destacadas NADIE SABE DÓNDE ESTÁN LOS ÁRBOLES DE SEMBRANDO VIDA, EL PROGRAMA ESTELAR...

NADIE SABE DÓNDE ESTÁN LOS ÁRBOLES DE SEMBRANDO VIDA, EL PROGRAMA ESTELAR DE AMLO

61

Eme Equis

La Secretaría de Bienestar no sabe en qué localidades se han plantado los árboles de Sembrando Vida, tampoco cuántos se han plantado en cada territorio ni cuántos se han comprado. El programa de AMLO podría tener repercusiones ambientales.

Ni con María Luisa Albores ni con Javier May Rodríguez. En la Secretaría del Bienestar no saben dónde están los árboles de uno de los programas estelares de AMLO, Sembrando Vida.

La dependencia a la que el presidente Andrés Manuel López Obrador le asignó la ejecución y monitoreo del programa que busca “impulsar el campo y a nuestros productores” a partir de la siembra de árboles frutícolas y maderables se declaró imposibilitada a informar cuántos árboles por localidad y municipio se han sembrado en 18 estados de la República.

A través de la respuesta a tres distintas solicitudes de información, la dependencia dijo que se han sembrado 373 millones de plantas, pero declaró que no sabe las especies de árboles que se colocaron en cada territorio, ni la cantidad de árboles sembrados en cada uno de ellos, ni tampoco las fechas específicas de la siembra.

La dependencia apenas atinó a decir que las fechas de entrega de los árboles son variables por territorio, “ya que están determinadas por los periodos de lluvias, que comprenden los meses de mayo a enero”.

Asimismo, fue incapaz de decir el nombre de los proveedores que han abastecido con plantas al programa entre 2019 y 2021, tampoco pudo decir el costo de cada uno de los árboles.

La falta de información es contraria a lo que se estableció en los Lineamientos de Operación de Sembrando Vida, que dice claramente que cada tres meses se deben presentar informes con indicadores que permitan medir y valorar el progreso del programa. Entre estos indicadores está medir la cantidad de apoyos en especie que han sido entregados en cada zona de trabajo.

Según lo que respondió la dependencia que hoy dirige May Rodríguez –quien implementó el programa durante la gestión de Albores–, el programa está activo en cuatro municipios de Veracruz –Acayucan, Papantla, Córdoba y Tantoyuca–, cuatro de Chiapas –Palenque, Ocosingo, Pichucalco y Tapachula–, tres de Tabasco –Comalcalco, Teapa y Balancán, así como en la Mixteca oaxaqueña, el municipio de Xpujil en Campeche y en Othón P. Blanco en Quintana Roo.

En el resto de los estados, no pudo definir la ubicación del programa y en ningún caso pudo mencionar el número de árboles plantados por territorio.

PROGRAMA MILLONARIO

Este programa fue una de las principales promesas de campaña de López Obrador y de las primeras acciones que emprendió al tomar la presidencia de México.

En los últimos tres años, el gobierno mexicano le ha asignado un presupuesto de alrededor de 70 mil millones de pesos para su operación, el 40% de ese total se fijó sólo para este 2021. Para este año el presupuesto asignado a Sembrando Vida es de 28 mil 929 millones de pesos.

Los recursos destinados para este año electoral, superan lo asignado a otros programas eje de la administración actual, incluyendo los apoyos para Niños y Niñas, Hijos de Madres Trabajadoras (2 mil 600 millones de pesos), el de las Personas con Discapacidad Permanente (15 mil 400 millones de pesos) y el programa Microcréditos para el Bienestar (mil 500 millones de pesos).

Según los Lineamientos de Operación del Programa Sembrando Vida, el gobierno mexicano busca reactivar las localidades marginadas de la zona rural del país a través de este proyecto, “generar empleos, incentivar la autosuficiencia alimentaria, mejorar los ingresos de las y los pobladores y recuperar la cobertura forestal de un millón de hectáreas en el país”.

TE RECOMENDAMOS: MARINOS EMPODERADOS: RAFAEL OJEDA PONE AL PODER JUDICIAL EN LA MIRA

Al programa acceden personas que puedan demostrar que tienen un ingreso por debajo de la línea del bienestar rural y que cuenten de forma individual con 2.5 hectáreas para trabajar en un proyecto agroforestal, a quienes mensualmente se les otorgan 5 mil pesos, a modo de compensación. Además, el gobierno mexicano les provee de la materia prima para la siembra de árboles.

Aunque el presidente López Obrador ha dicho públicamente que su programa es un éxito, organizaciones ambientalistas y el mismo Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) han señalado que la falta de información sobre el programa no permite medir su utilidad, incluso han encontrado que podría ser contraproducente en materia ambiental.

“ES UN PROGRAMA EXCEPCIONAL”

“Es un programa excepcional, extraordinario, es un programa que tiene un efecto multiplicador: se apoya al campo, se cultiva la tierra, se siembra, en especial árboles frutales, maderables, se protege el medio ambiente y se generan empleos. ¿Qué más se puede pedir de un programa?”, dijo AMLO apenas en enero de este año, mientras visitaba Petatlán, Guerrero.

Orgulloso de uno de sus programas eje, aseguró que se han plantado árboles en más de un millón de hectáreas y que hay poco más de 400 mil sembradores, ejidatarios, pequeños propietarios y comuneros que se han beneficiado con su idea. Según su previsión, para el 2024 “podemos estar cosechando”.

Tan exitoso considera el programa, que en la Cumbre Líderes Mundiales sobre Clima, el presidente planteó a su homólogo estadounidense Joe Biden, replicarlo en El Salvador, Guatemala y Honduras con la misma dinámica de dar un ingreso fijo mensual a quienes acepten sembrar y cuidar árboles en sus parcelas. Así, señaló se podría evitar que continúen las caravanas de miles de centroamericanos organizan año con año buscando entrar a Estados Unidos.

Pero los resultados de Sembrando Vida no son, en realidad, medibles. En julio del año pasado, el Coneval presentó la Evaluación de Diseño con Trabajo de Campo 2019-2020 que se realizó a 17 programas sociales prioritarios, incluyendo este.

Aunque el Consejo reconoció que el programa tiene como acierto la intención de potenciar la generación de diálogos para el aprendizaje y encuentros intergeneracionales, advirtió que la elección del banco en que se depositan los recursos limita el acceso a las ganancias a los beneficiarios, además, instó a redefinir el objetivo central del programa y delimitar los resultados esperados en el establecimiento del programa.

También detalló la importancia de una planeación específica para evitar que la siembra fracase.

“Es importante que la entrega de plantas, herramientas e insumos estén acordes a los ciclos productivos, puesto que de hacerlo de manera posterior genera un alto porcentaje de mortandad de las plantas en caso de no contar con riego. Por ello, es necesario que los calendarios de compra, distribución y entrega de plantas e insumos estén acordes a los ciclos agrícolas”.

Al tiempo, AMLO respondía las críticas de un reportaje publicado por Reforma que señalaba que sólo el 7% de los árboles planeados sobrevivieron al primer año de la aplicación del programa, además de no haber transparencia sobre los apoyos que se han entregado a los beneficiarios.

El presidente contestó que Sembrando Vida “es el programa de reforestación más importante del mundo” y que los “frutos” del programa se verían a largo plazo, es decir, al término de su mandato.

Según lo que reportó el medio, para 2019 el programa planteaba la siembra de más de 500 millones de árboles y plantas, pero finalmente sólo se plantaron 80 millones, de los cuales sólo el 50% sobrevivió.

ADVIERTEN POSIBLE DAÑO AMBIENTAL

En marzo pasado, el Instituto de Recursos Mundiales México (WRI México, por sus siglas en inglés, reveló que el programa de desarrollo rural con uno de los presupuestos más altos de la historia –lejos de lo que se difunde– no tiene como objetivo prioritario la restauración forestal ni la reforestación.

En suma, el análisis realizado encontró que hay una gran concentración de pérdidas forestales en regiones vulnerables al cambio climático, en Chiapas, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo y Campeche, estados elegidos como parte del programa.

Según el organismo internacional, se han perdido 73 mil hectáreas de coberturas forestales, sólo en 2019, que podría estar relacionado con el programa de AMLO. Entre los motivos que encontraron fue que los beneficiarios del programa podrían haber eliminado zonas del bosque y las selvas con la intención de solicitar el apoyo gubernamental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí