Inicio Destacadas SUMIDERO/Zoé, más allá de la declinación

SUMIDERO/Zoé, más allá de la declinación

127

ÉDGAR HERNÁNDEZ RAMÍREZ

El lunes pasado se confirmó de manera contundente la máxima de que “en política no hay nada escrito”. El aspirante a la candidatura a gobernador de Chiapas mejor posicionado en las encuestas, declinó participar en el proceso de selección interna del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su conferencia matutina, que el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto decidió acompañarlo hasta el final de su mandato en uno de sus más importantes proyectos sociales de su administración: la construcción de un sistema de salud pública gratuito y de calidad para millones de mexicanos que carecen de seguridad social.

Horas después, el político chiapaneco que había ya desplegado una sólida estrategia de recolección de apoyos y que se perfilaba como el contendiente más idóneo para ganar las elecciones estatales del 2024, confirmó la versión del presidente y agregó: “Es la decisión más difícil que he tomado en mi carrera, pero la más correcta. Espero tener el talento para demostrarlo.

No dejaré ni mi casa ni mi causa en Chiapas. Y como lo dijo el Presidente: los chiapanecos lo entenderán. No somos de los que dejamos la tarea a la mitad. Sabemos responder cuando la nación nos reclama sacrificios. Algunos amigos y simpatizantes en Chiapas podrán sentirse desilusionados o confundidos. Me preguntan: ¿por qué el proyecto nuevamente tiene que aplazarse? ¿por qué esta decisión cuando vamos arriba en las encuestas? A ellas y a ellos les digo: La 4a Transformación debe consolidarse, en México pero sobre todo en Chiapas. Lo haremos juntos, desde la trinchera que nos corresponda”.

Como era de esperarse, la decisión generó toda suerte de lecturas y especulaciones en el ámbito local y nacional. Cándidamente, algunos contendientes creen que se les ha despejado el camino y piensan que tienen en la mano la candidatura de Morena, y abiertamente lo promueven en medios de comunicación. Sin embargo, lo cierto es que la retirada de Zoé Robledo de la contienda cambió el ajedrez político-electoral de Chiapas rumbo a las elecciones de gobernador del próximo año, y en ese sentido habrá que recomponer los escenarios.

En la nueva coyuntura, se suman nuevos nombres, se reposicionan algunos y resucitan otros suspirantes. La lista puede llegar a la decena, sobre todo si se considera que el factor de género ahora tiene un gran peso en las proyecciones: Sasil, Manuela, Rosy, Armendáriz, Eduardo, Cruz, Aguilar, Plácido, Torres, Llaven, etcétera.

Con Zoé había la certeza de que Chiapas podría tener un candidato de alta hechura y estatura política, labrado en las cámaras legislativas del país y con gran experiencia administrativa gubernamental federal, depositario de las confianzas del presidente López Obrador, representante del relevo generacional de servidores públicos, y un político sensible y capaz de garantizar la continuidad del proyecto de la cuarta transformación en Chiapas.

Será difícil encontrar a algún aspirante con ese perfil tan completo que pueda sustituir por Morena al gobernador Rutilio Escandón Cadenas. Las circunstancias cambiaron y ahora habrá que esperar los tiempos y ver qué rumbo toman las decisiones partidistas.

De cualquier manera, el factor Zoé de aquí en adelante seguirá presente en la vida política local y en del país. La dimensión de su tarea a nivel nacional en el IMSS-Bienestar y su declarada vocación por servir a Chiapas, le confieren una vigencia política innegable en el corto y mediano plazos.

Habrá que recordar también, que la política es tiempo e implica juego de alianzas en momentos definitorios; y en ese trayecto que ya está en curso y se acentuará en las próximas semanas, su influencia puede salir fortalecida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí