Inicio Destacadas SUMIDERO/Definiciones en la sucesión por Chiapas

SUMIDERO/Definiciones en la sucesión por Chiapas

131

ÉDGAR HERNÁNDEZ RAMÍREZ

El inicio del proceso de sucesión presidencial dentro del partido oficial, Morena, impactó en las estructuras de los poderes Ejecutivo y Legislativo, y también estimuló los tiempos políticos en otras latitudes del país en las que habrá elecciones de gobernador en el 2024.

Los reacomodos provocados por las renuncias del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, del coordinador de la bancada morenista en el Senado, Ricardo Monreal, así como las ocho dimisiones que se esperan en el gabinete de acuerdo con lo informado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, movieron los tableros políticos locales y se ajustaron las expectativas sobre los aspirantes a candidaturas a gobernador.

En Chiapas, algunos opinadores con la brújula mal calibrada o con malévolas intenciones, inflaron, bajaron, subieron y descartaron prospectos para la contienda dentro de Morena. Sin embargo, ya hay definiciones que ilustran un poco mejor el escenario de la competencia que está en su primera fase y que se avecina más intensa.

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo Aburto, informó que es uno de los ocho funcionarios federales que renunciará en fechas posteriores y aprovechó la coyuntura para disipar dudas; reiteró categóricamente que su futuro político está en Chiapas y que aspira a encabezar la continuidad de la transformación que se vive en el país y en el estado.

Su optimismo está sustentado en que es uno de los funcionarios mejor evaluados por el presidente López Obrador, por su trayectoria política en el poder legislativo estatal y federal (ya fue diputado local y senador de la República), y por su experiencia gubernamental como subsecretario de Gobernación a principios del sexenio y ahora como director del IMSS y cabeza principal del IMSS-Bienestar, encargado de la federalización del sistema de salud nacional.

Si bien hace algunos meses se dudaba de su potencial como aspirante, ahora sus posibilidades de ser el candidato de Morena son amplias al tener las mejores preferencias en las encuestas públicas disponibles, las cuales le dan entre un 10 y 20 por ciento de ventaja sobre su más cercano competidor.

Al ser designado como coordinador de la bancada de Morena en el Senado y a la sazón presidente de la Junta de Coordinación Política de ese espacio legislativo, se pensaba que Eduardo Ramírez Aguilar renunciaría a sus aspiraciones a gobernador por Chiapas, en el entendido de que esa posición le fue concedida para culminar el último tramo de las reformas legales que necesita la denominada Cuarta Transformación.

Sin embargo, todo parece indicar que el puesto sólo lo utilizará como trampolín político y en poco tiempo dejará tirada la encomienda, pues indicó en sus redes sociales que cuando Morena abra la convocatoria para elegir candidato en Chiapas, renunciará al Senado para buscar la nominación.

De cualquier forma, a ver si a Ramírez Aguilar le alcanza para ser un contrincante competitivo en un partido en el que es considerado ajeno por su pasado verdeecologista inmediato, y ante un prospecto en pleno ascenso como Robledo Aburto, hombre de todas las confianzas del presidente y que puede darle continuidad a su legado en Chiapas, estado al que AMLO se retirará a vivir luego de dejar el próximo año la Presidencia de la República.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí