Inicio Destacadas SUMIDERO/AMLO-Zoé y el cambio generacional que viene

SUMIDERO/AMLO-Zoé y el cambio generacional que viene

136

ÉDGAR HERNÁNDEZ RAMÍREZ

El hecho que las encuestas más recientes coloquen a Zoé Robledo Aburto como favorito para ser el candidato a gobernador de Chiapas por Morena, no es gratuito. Detrás hay una sólida biografía política que lo vincula con el Movimiento de Regeneración Nacional y con el presidente Andrés Manuel López Obrador, y que lo apuntala como uno de los cuadros más importantes para la continuidad de la Cuarta Transformación.

Cuando en el 2012 López Obrador fue elegido abanderado por el Partido de la Revolución Democrática, el hoy director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue coordinador de la campaña presidencial en Chiapas y obtuvo también la senaduría de la República por este estado. Así se estrechaba la relación que inició en el 2010, cuando Robledo Aburto se incorporó al movimiento lopezobradorista y ganó una diputación local que lo llevó a la presidencia del Congreso chiapaneco.

La lucha política por la auténtica democracia, la justicia, la defensa de los bienes nacionales y contra el viejo régimen corrupto representado por el presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), los mantuvo unidos en la construcción de un nuevo proyecto de nación para un país saqueado por los intereses particulares, carcomido por la corrupción institucional, y abatido por la pobreza y la violencia.

En el 2018, ya bajo la bandera del Morena y en una copiosa votación, Andrés Manuel López Obrador fue electo presidente de la República y Zoé Robledo, diputado federal por el Distrito Electoral VI de Chiapas. Al iniciar su gobierno y conocedor de sus aptitudes para el servicio público, el presidente invitó al político chiapaneco a formar parte de su gabinete y lo nombró subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación que encabezaba Olga Sánchez Cordero.

Las vicisitudes en un gobierno de cambios, abrió la oportunidad para consolidar esa relación gestada casi una década atrás y poner a prueba las capacidades de los jóvenes servidores públicos. Ante la renuncia de Germán Martínez Cázares, el mandatario nombró en mayo de 2019 a Robledo Aburto como director general del IMSS, a quien calificó como un “profesional con experiencia” y “una persona progresista y honesta”.

Desde esa importante posición gubernamental, durante los últimos cuatro años Robledo ha sabido refrendar la confianza de López Obrador enfrentando eficazmente los desafíos médicos y de infraestructura para la atención de la pandemia de Covid 19, así como el descomunal reto de dar la mayor cobertura posible a la vacunación para proteger a los mexicanos de los letales efectos del virus respiratorio.

Igual de eficaz ha sido también el trabajo del chiapaneco al frente de uno de los proyectos sociales de mayor trascendencia para el gobierno de la Cuarta Transformación: la federalización de los servicios de salud a través del organismo público descentralizado IMSS-Bienestar, que busca dar acceso a ese derecho constitucional a todos los mexicanos a través de la atención médica de calidad y gratuita, desde el nacimiento hasta el final de la vida.

A un año tres meses de su creación, el modelo IMSS-Bienestar ha sido adoptado en 22 entidades del país. Como nunca, se ha invertido en infraestructura, equipo, capacitación, conservación, contratación y abasto de medicamentos.
Por los buenos resultados obtenidos en tan poco tiempo, el presidente no ha escatimado elogios para Robledo: ““Es público y notorio, es un servidor público excepcional, un profesional del servicio público, una persona dedicada al trabajo, un hombre honesto. Nos sentimos muy bien representados con Zoé Robledo”, dijo en la celebración por los 80 años de la conformación del IMSS en enero de este año.

Bajo estas consideraciones, no cabe duda de que en el trabajo cotidiano gubernamental basado en ideales y principios progresistas, la relación política y las coincidencias con las ideas fundamentales de la Cuarta Transformación entre Zoé Robledo Aburto y el presidente López Obrador, se han consolidado en una alta dimensión.

Cabría afirmar que el relevo generacional en el gobierno de la transformación está garantizado. Y en la proyección del futuro cercano, ¿quién mejor para encabezar en Chiapas la continuidad con cambio en el próximo sexenio; quién más idóneo para refrendar el legado progresista y humanista del lopezobradorismo en un estado que merece seguir en la ruta de un mejor porvenir para superar sus grandes rezagos?
La lealtad de Zoé Robledo al presidente y su proyecto, no tiene dobleces. Han transitado juntos sin fisuras el camino de la oposición y el gobierno. Todo indica que ha llegado el momento para que la experiencia legislativa y gubernamental de Zoé, adquirida durante más de una década, sea puesta al servicio de los chiapanecos.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí