Inicio Cultura Reconoce UNICACH el legado de Heberto Morales Constantino en el Festival de...

Reconoce UNICACH el legado de Heberto Morales Constantino en el Festival de Ciencias, Artes y Humanidades

0

Las palabras resultaron insuficientes para dimensionar la trayectoria y legado de Heberto Morales Constantino, a quién ha bastado una sola vida para transformar en su tiempo la educación superior y plasmar en ficción literaria las realidades que se desarrollan en el complejo territorio chiapaneco.

“El Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la UNICACH otorga el reconocimiento al Dr. Heberto Morales Constantino por su notable y extensa trayectoria en el cambio de la educación superior de Chiapas, en el campo de las letras hispanoamericanas, escritor, docente, investigador académico, fundador y dirigente de instituciones universitarias, maestro de varias generaciones de profesionales en México y en el extranjero“, leyó la secretaria general, Magnolia Solís López del pergamino que depositó en manos del homenajeado, en nombre del rector Juan José Solórzano Marcial y la comunidad universitaria.

En ese mismo sentido, el director del CESMECA, Amín Andrés Miceli Ruiz concretó: “El reconocimiento que se le brinda este día representa un reconocimiento a un chiapaneco, a una vida y una obra que trasciende, y que ya ha trascendido, y que ésta universidad acerca a su seno para hacerla más grande de lo que ya es ahora.”

El investigador y poeta Carlos Gutiérrez Alfonso, partió del discurso de Heberto Morales al recibir el Premio Chiapas 2014 en la rama de Artes, cuando “lejos estaba de imaginar que llegaría a estos días”, y dijo que “sus oídos oían poco, que ya era demasiado viejo”. Por ello Gutiérrez expresó su emoción: “me tiemblan las manos y los pies al verlo”.

Colocó la idea: “él sí es un narrador”, “él sí sabe cómo hacerlo”. El sustento está en sus 10 novelas publicadas, “un canto al amor por estas tierras”. Aunque dijo que “la literatura no es más que palabras” y que “hay cosas que el lenguaje no puede hacer”, sentenció que Heberto Morales “ha dado olor y sabor al silencio”.

El político Plácido Morales Vázquez ocupó aquí el lugar de frenético lector. Platicó que en un estante encontró “Jovel, serenata a la gente menuda” y a partir de ahí se adentró en su escritura lúcida, en un espejo de varias épocas que le llevó a conocer el pasado indígena, el mestizaje y el tenaz carácter de los fundadores de San Cristóbal de Las Casas.

La investigadora Dolores Aramoni Calderón sentenció, entré anécdotas jocosas, que la administración rectoral de Heberto Morales en la Universidad Autónoma de Chiapas fue el primer aliento académico, a diez años de su creación, y que la magnitud de sus aportaciones es aún insuperable.

Desde el análisis del quehacer literario, Jesús Morales Bermúdez calificó al escritor como “un novelista impar”, dueño de un espacio narrativo en que se reconocen ciudades y pueblos de Chiapas que existen, porque existen los relatos y los personajes, en obras hechas para ser intemporales.

En el uso de la voz, Heberto Morales Constantino anticipó no saber qué es un reconocimiento, pues es una primera ocasión para él. En seguida reflexionó sobre el modo en que grandes escritores han sido reconocidos o ignorados en su momento. Finalmente sentenció: “Estamos en un periodo de la historia de la humanidad en que parece que la vida se está volviendo un privilegio de unos pocos y sentimos el terror de morir sin haber hecho lo que queremos. Yo puedo decir –citando a Amado Nervo- vida, nada me debes, vida, estamos en paz.”

Para finalizar el homenaje, el pianista Douglas Bringas Valdés interpretó obras del húngaro Franz Liszt y del chiapaneco Fernando Soria Cárpena, apoyado en la lectura poética por el escritor Héctor Cortés Mandujano, quien además fue moderador del conversatorio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here