Inicio Opinión Puntos Cardinales

Puntos Cardinales

42

Oscar Palacios

Estamos a treinta días de que termine la campaña y se inicie el breve espacio para la reflexión que concluye el primero de julio. Si aceptamos lo que dicen las encuestas: la distancia entre los dos es cada día más grande: Ni Anaya ni Meade suben y en cambio AMLO mejora. Nada nuevo bajo el sol elecorero. Acaso el recrudecimiento de la guerra sucia contra el puntero.

Se han ido hasta la yugular. Ya metieron un panfleto contra la Gudalupana para fastidiar a AMLO y Meade sigue con la cantaleta contra Nestora, difamándola —la ganona porque la puso en primera plana—y Napito el minero. Al priista que es panista o ambas, se le ha revertido. En el colmo de la desesperación hasta se aventó un chistorete: cuando gana el Santos—cuál, el de la Tetona Mendoza—gana el PRI. Su libro, “El México que queremos” es profético: el México que queremos es para millones de mexicanos al lado de AMLO.

Anaya por su parte, sigue con su sonrisa congelada y su cara de yo no fui. Para variar, no le cuadran los numeritos: El y su mujer gana 400 mil pesos mensuales pero el total anual sobrepasa y no puede aclarar ¿de dónde de mulas, pedro. Y machaca que combatirá la corrupción. Eso es ver la paja en el ojo ajeno.

Peña Nieto, por su parte, ya siente el escalofrío de la soledad del poder. Dice: Hay quienes quieren ver el vaso medio vacío”. Lo que vemos es que su cerebro está medio vacío. Su nuevo lapsus brutus lo demuestra: al ochentón Instituto Politécnico Nacional lo remitió hasta hace 500 años como fecha de su fundación. Le recordamos que fue el Tlatoani Lázaro Cárdenas, purépecha, –¿o tarasco? quien lo fundó. Por si le preguntan. No lo vaya a confundir con su hijo Cuauhtémoc.

Luis Videgaray se pasea por el mundo con la derecha recalcitrante que está al servicio del esquizofrénico Trump. Anda de corre, ve y dile de EU contra Venezuela. Ahora nos salió con que las elecciones en aquel país no son reconocidas por antidemocráticas. Se le olvida que en México su patrón llegó con transas de Monex y Soriana y se olvida del desastre de país que están dejando y del fraude que están maquinando.

Adiós aumento de salarios mínimos. Pura promesa que se lleva el viento: Lo curioso es que los empresarios dicen sí   y el gobierno dice no. Pretextos no les faltan.

El Bronco en dificultades: El INE dice que lo investiga por financiamientos irregulares. Si ya sabían que así es El Bronco falsificador de credenciales para qué lo invitaron a la fiesta electoral. El susodicho dice que demandará al INE por difamación. Y así quieren que se les tome en serio.Ni para dónde irle. Bueno, sí hay y es con quien ya saben quién, jeje

 

CHIAPAS

 

¿Es miedo a la justicia o el sueño de ser el poder tras el trono? Pueden ser ambas. Por ese territorio minado camina Manuel Velasco Coello al tratar de dejar su sucesor al gobierno del estado al imberbe Fernando Castellanos Cal y Mayor. El maquiavelito que ha dejado en la ruina en la entidad realizó una buena jugada—porque es un juego, aunque sucio, la política del verdelincuente—al distraer la atención pública con el Zanja negra, alias Eduardo Ramírez Aguilar como el paladín de la democracia, mientras cuidaba que no tocaran ni con el pétalo de una rosa a su intimísimo amigo de íntimas intimidades, el guapo Fer, quien como impuesto alcalde tuxtleco dejó más negativos que positivos.

¿Es un buen candidato Fernando Castellanos? No lo es. Se le conoce en la capital chiapaneca a pesar que llenó la entidad—como alcalde—con su fotografía. Es más conocido como el beneficiario del robo que le hicieron a Paco Rojas, su contrincante en el proceso electoral pasado, a quien le arrebataron el triunfo. Manuel y Fer son como los amorosos sabinescos: locos—por el poder—sólo locos, sin dios y sin diablo.

Fer sólo tiene un mes de campaña y todo el oro –van con el resto del presupuesto estatal—y lo del cochinito que tan bien guardan en sus bolsillos y con la presión contra los presidentes municipales para que respondan por determinado número de votos. Van con la desvergüenza característica del verdismo. Manuel Velasco sabe que el número de pobres aumentó durante su administración y son presa fácil para comprar sus votos.

El verde va con dos partidos consentidos de mami querida y el propio Manuel: El morado del flaco de oro brasileño—cobre pues—Enoc Hernández Cruz, otra fichita y ese despojo llamado Chiapas Unido. Está por demás decir que si Castellanos ganara sería un continuismo que acabaría de hundirá esta entidad que ha vivido 18 años de gobiernos nefastos. ¿Nos atreveremos a revertir este futuro cada vez más oscuro? Ojalá…

Y dentro de toda esta tragicomedia hay danmificados. El principal: Roberto Albores Gleason que representa un PRI decadente y un Panal sin abejas. Iba bien y lo descalabraron. Está claro que no es de los íntimos de Velasco Coello y por eso lo derrumbó. Tendrán que meter todo el oro y el moro para que mantenga su perfil ascendente y quizá, no sé, tal vez… aunque lo veo en chino. Y si llegara, ojalá no se raje y cumpla y meta al bote al desgobernador actual, el mismo que está impidiendo su triunfo.

A Rutilio podría irle bien pero es Rutilio. Está negado de la mano de dios para el discurso político. Es plano, sin emoción, como si no quisiera hacer juntos historia. Queda el recurso de que el impulso nacional de André Manuel López Obrador lo arrastre y llegue a ganar. Lamentablemente intuimos que sería un gobernador medroso y cobarde—diría Lara—para denunciar a su ex jefe Velasco Coello.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí