Inicio Destacadas Fracking, la herencia de la Reforma Energética de Peña

Fracking, la herencia de la Reforma Energética de Peña

24
An anti fracking sign stands near a farm in the village of Roseacre, northern England, October 6, 2016. The British government approved a new shale gas fracking permit on Thursday, overruling a local authority decision and boosting Britain's position as Europe's most promising shale gas exploration ground. REUTERS/Phil Noble

Andrés Manuel López Obrador anunció, todavía como virtual presidente electo, que en su administración pondría fin a la práctica de la fractura hidráulica (fracking), que ya se realiza en algunas regiones del norte de México.

«No vamos a usar ese método ya para extraer petróleo«, dijo López Obrador en conferencia de prensa el pasado 31 de julio al ser cuestionado al respecto.

Pero hasta ahí no ha dicho más. Aunque, de alguna forma, este 14 de agosto dejó entrever que se mantendría en su señalamiento si es concordante con las declaraciones de que en su gobierno no se realizarán proyectos sin consultar a los pueblos originarios y comunidades al anunciar la creación del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, que sustituirá a la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas, a cargo de Adelfo Regino Montes.

En los lugares donde actualmente se lleva a cabo esta polémica práctica las comunidades no han sido consultadas, ha denunciado la Alianza Mexicana Contra el Fracking.

Pero la sentencia en torno al fracking de López Obrador de inmediato encendió luces rojas en Coahuila, donde ya se lleva a cabo y donde el exgobernador y presidente del clúster energético, Rogelio Montemayor Seguy, le pidió prudencia y precisar a qué se refería.

«He señalado que a mí me cuesta trabajo entender el alcance de esa postura porque también él ha dicho que quiere reducir la dependencia energética, quiere respetar los contratos firmados, quiere respetar la reforma energética y la parte que me causa problema es que esta técnica de fracturación se usa para cualquier tipo de perforación y si no se va hacer como va a poder aumentar la producción«, acusó Montemayoy Seguy.

Es muy evidente que su justificación se enfoca en el interés empresarial de las transnacionales y no el interés de la gente, de la sustentabilidad de la regiones y las comunidades.»Alianza Mexicana contra el Fracking.

«En Coahuila, el fracking se ha hecho desde 2011 a espaldas de la sociedad sin que se informara hasta ahora, no sabemos de dónde vino el agua, qué se hizo con los residuos que se extrajeron, pero una parte se queda abajo contaminado el agua, el suelo, el subsuelo», denuncia Waldo Terry, miembro de la Alianza Mexicana contra el Fracking y habitante de Piedras Negras, Coahuila, en entrevista con el HuffPost.

En su discurso, las autoridades esgrimen que si el fracking se regula se evitarán los daños sobre las poblaciones, el ambiente y el clima. Por ello, en marzo de 2017, la Agencia de Seguridad Industrial y Protección al Ambiente (ASEA) publicó los lineamientos en materia de seguridad industrial, seguridad operativa y protección al ambiente para proyectos de gas y petróleo no convencionales y en agosto de aquel año la Comisión Nacional del Agua (Conagua) hizo lo propio con los lineamientos de la protección y conservación de las aguas nacionales en actividades de exploración y extracción de hidrocarburos en yacimientos no convencionales.

Se establecieron (los lineamientos), pero siendo la empresa juez y parte, donde la empresa va a reportar si tuvo alguna fuga, no hay capacidad del estado para técnicos o supervisores, y se lo dejan a la empresa».Alianza Mexicana contra el Fracking .

Sin embargo, «el fracking no puede ser regulado. Como señalan Eduardo D’Elia y Roberto Ochandio, ingenieros petroleros con larga experiencia en este sector, se trata de una técnica experimental. Lo que significa que, a pesar del monitoreo en superficie para controlar la evolución de las fracturas, no se puede evitar que alcancen zonas porosas y permeables, por fuera de la formación a fracturar«, escribió la investigadora de Fundar, Aroa de la Fuente para el HuffPost en agosto de 2017.

EN BREVE, DE ESTO VA EL FRACKING

Es la técnica para recuperar hidrocarburos, gas metano –principalmente–, rompiendo placas profundas en rocas de lutitas bituminosas a gran presión con agua y productos químicos.

Le llaman no convencional porque se hace una perforación vertical hasta alcanzar la capa geológica de las lutitas, tras eso se hace una perforación horizontal con grandes cantidades de agua y productos químicos.

En Estados Unidos, por ejemplo, la polémica se divide. En Nueva York está prohibido, pero en Texas lo que está prohibido es protestar contra dicha práctica.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO

WWW.NOFRACKINGMEXICO.ORG

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí