Inicio Sociedad «Estamos aterrados»: dicen vecinos sobre el nuevo aeropuerto de Ciudad de México

«Estamos aterrados»: dicen vecinos sobre el nuevo aeropuerto de Ciudad de México

13
Activist Angelica Maria Gonzalez looks at El Tezoyo quarry -where tezontle and other stones are extracted for the construction of the new international airport of Mexico City- in La Concepcion village, Tezoyuca municipality, Mexico State, Mexico, on July 31, 2018. Residents demand the closure of the quarry since the constant detonation of rocks is causing damage in nearby houses. / AFP PHOTO / Pedro PARDO

«¡Estamos aterrados!», dice casi llorando Angélica González, mientras señala su casa amenazada por el descomunal hoyo cavado en un cerro para extraer el tezontle, la piedra rojiza utilizada para la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México.

«Con ese temor vivimos, de que cualquier día colapsen nuestras viviendas… No tengo a dónde irme».Angélica González, vecina de Tezoyuca
Angélica vive enTezoyuca, a unos 10 km de Texcoco, donde se erige la terminal aérea cuyo destino se debatirá desde este miércoles.

El intenso sol que cae sobre el empobrecido Barrio de la Concepción de Tezoyuca acentúa el contraste de la oquedad rojiza de esta cantera de unas 40 hectáreas de extensión y 100 metros de profundidad contra el verde de lo que queda del cerro y el celeste del cielo, un mural donde las casas se ven diminutas y endebles.

El nuevo aeropuerto, que sería el segundo más grande del mundo después del de Estambul, en Turquía, se ha vuelto un tema candente para el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Durante su campaña, «AMLO» prometió que cancelaría su construcción, que tildó de «obra faraónica» manchada de corrupción. Tras una ola de críticas del empresariado local, el izquierdista matizó su discurso y ahora dice que lo someterá a debate.

El proyecto sigue asustando a pobladores de la zona

Se construye sobre lo que fue el Lago de Texcoco, muy importante en la antigua capital azteca, Tenochtitlan, sobre un suelo que se hunde poco a poco y además tiene altas concentraciones de salitre.

Para que ese hundimiento sea parejo, las pistas estarán construidas sobre una capa de dos metros de tezontle, una piedra volcánica que es tan ligera como firme, más otros dos de basalto.

La construcción comenzó en 2016, año en que según los vecinos del Barrio de la Concepción comenzó a multiplicarse el paso de camiones cargados de tezontle de la cantera Ocopulco. La responsable legal dijo no tener autorización para hablar sobre las denuncias de los lugareños.

 

Lee el reportaje completo 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí