Inicio Destacadas Emboscada deja a religiosa herida de bala en Aldama

Emboscada deja a religiosa herida de bala en Aldama

0

Cuando llevaban ayuda humanitaria para desplazados, una monja resultó herida de bala en el ataque contra ella y otros religiosos


Texto: Ángeles Mariscal e Isaín Mandujano / Chiapas Paralelo Fotos: Cortesía Centro de DDHH Fray Bartolomé


TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIAPAS.- La monja de la orden de Los Dominicos, María Isabela Hernández Rea, recibió un disparo de bala en la pierna derecha, cuando en compañía de otros religiosos de Cáritas Mexicana, llevaba ayuda humanitaria para la población desplazada de Aldama.

De acuerdo a la información que hicieron llegar las personas desplazadas, el ataque ocurrió cuando un grupo de siete religiosas y voluntarias, entregaban maíz y frijol en el poblado Tabac–uno de los 13 pueblos asediados por los civiles armados que identifican como habitantes de Santa Marta, Chenalhó–, los religiosos fueron agredidos.

“Los disparos de altos calibres vinieron desde el punto de ataque de T’elemax, ubicado en Santa Martha, Chenalhó en dirección hacia la comunidad de Tabac, Aldama”, explicó una de las voceras de las personas desplazadas a raíz de los ataques armados que son constantes desde 2018.

Detalló que Hernández Rea es religiosa de la orden Dominica, y forma parte de la Parroquia de San Andrés Larrainzar, ubicada a pocos kilómetros de Aldama. Los disparos, dijo, los hicieron aún cuando en ese momento la Policía Estatal y la Guardia Nacional realizaban recorridos en la zona.

Con la religiosa se encontraban, además de la fundación Cáritas, integrantes del Fideicomiso para la Salud de los Niños Indígenas de México (Fisanim) que dirige la actriz Ofelia Medina.

El Fisanim ha entregando de manera periódica ayuda humanitaria a los desplazados de Aldama, que suman más de 3 mil personas, todas indígenas tsotsiles. De acuerdo con el testimonio de las personas voluntarias de Fisanim, «esta es una acción criminal, no habíamos podido acercarnos a llevarles tan necesitado alimento, la gente está en una situación de emergencia alimentaria porque los balazos son diarios en esta comunidad y en todos los de Aldama. Debemos unir fuerzas e indignaciones para que esta situación se detenga ya.”

El largo conflicto

Entre Santa Martha. Chenalhó y las comunidades de Aldama, existe una disputa agraria de 60 hectáreas de tierras, que no han querido ceder los segundos ante los primeros que las reclaman como suyas.

Para persuadirlos de abandonar la zona, desde mediados de 2018 civiles armados disparan hacia 13 poblados de Aldama, lo que ha dejado un saldo de una docena personas fallecidas. También han agredido a pobladores de Chenalhó.

El gobierno federal propuso dividir la tierra en disputa entre los dos municipios. Pobladores de Aldama aceptaron, aún cuando eso significa que decenas de familias deberán buscar nuevas tierras donde vivir.

Apenas el pasado 12 de noviembre, el gobierno de Chiapas dijo que recibió de parte de autoridades de Chenalhó la aceptación para la resolución pacífica del conflicto, a cambio de lo que llaman “una indemnización” económica de varios millones de pesos.

Sin embargo, las agresiones armadas se intensificaron este fin de semana.  El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, quien acompaña a la población desplazada en su demanda para la solución pacífica del conflicto, acusó a los gobiernos estatal de Rutilio Escandón Cadenas y el federal de Andrés Manuel López Obrador, de ser “omisos ante los constantes llamamientos para cesar las agresiones armadas a comunidades del Pueblo Maya Tsotsil de Aldama, las cuales sobreviven al asedio que incrementa la crisis de derechos humanos, especialmente la alimentaria y de salud”.

Dijo que este nuevo ataque es responsabilidad del Estado mexicano “por no garantizar la seguridad e integridad de las y los agentes de pastoral, de las organizaciones de la sociedad civil y de periodistas que ingresan, documentan, visibilizan la violencia y acompañan a las comunidades en desplazamiento forzado”.

La versión de Chenalhó

A su vez, el Comité de Derechos Humanos «Digna Ochoa» difundió la versión del lado de Chenalhó a petición de autoridades comunales y de forma pública manifiesta lo siguiente:

  • Que en ambos municipios, como lo ha evidenciado el proceso de diálogo y atención del gobierno federal y estatal, existen grupos armados. Así lo evidencian los datos de muertes y heridos. Y como hemos señalado las personas asesinadas son mayoritariamente del lado de Chenalhó y eso cambia la narrativa que se ha difundido por medio de centros de derechos humanos y medios afines.
  • Que es necesario que se sancione y desarme a los grupos armados que operan en ambos municipios responsables de la violencia.
  • Que es lamentable que persistan hechos que llevan a que haya personas heridas y asesinadas en ambos municipios, como el caso de la religiosa Dominica herida.
  • Que en estos hechos lamentables ocurridos hoy, hay una responsabilidad de la autoridad municipal de Aldama, ya que si supuestamente existía una situación delicada con ataques armados, porque se lleva una brigada civil de una fundación precisamente en este momento y sin acompañamiento de cuerpos de seguridad, como ocurrió por ejemplo con la funcionaria gubernamental de atención a víctimas el día de ayer que fue a Saclum, Chenalhó quién iba resguardada por policías estatales.
  • Este Comité Digna Ochoa insiste en que hay intereses en descarrilar este proceso de diálogo que busca llegar a una solución al conflicto entre Aldama y Chenalhó, y que todos los actores que intervienen tienen un grado de responsabilidad.
  • Seguimos insistiendo en que es necesario en que haya una solución definitiva a este viejo conflicto que ha vulnerado derechos humanos de indígenas tzotziles del lado de Aldama y Chenalhó.

Esta cobertura fue realizado por CHIAPAS PARALELO, que forma parte d ela Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here