Inicio Sociedad El corazón dividido

El corazón dividido

35

Elizabeth de la Rosa, madre de Tadeo, falleció a las 18:45 horas del 21 de agosto de 2018. Este texto, realizado antes de esta triste noticia, recupera la visión que su madre, Yolanda García, tenía sobre el futuro de su familia. La violencia que padecemos en Jalisco, le quitó la vida a Elizabeth y a su pequeño bebé.

Por Jade Ramírez Cuevas

Le preguntan -¿Hija quieres quedarte aquí con nosotros o te quieres ir con tu bebé?-, Elizabeth suele responder a su madre: «No, me quiero quedar aquí», y la respuesta a Yolanda García, le quiebra el corazón en dos. Ella ha estado con su hija minuto a minuto desde que le avisaron que se la habían llevado de urgencia a una clínica porque había tenido un accidente.

Ese accidente como tal no sucedió. Fue una reacción tras el atentado fallido contra Luis Carlos Nájera el exfiscal transexenal de Jalisco. Elizabeth de la Rosa era una de las pasajeras que iban en el camión Tour del centro a la colonia Miramar, el 21 de mayo de 2018. El camión no chocó, no se volcó, no se descompuso. Fue interceptado por un grupo de personas encapuchadas que violentamente y a diferencia de otros bloqueos -de los que la Zona Metropolitana de Guadalajara ha sido presa- frontalmente lanzaron bombas al camión y éste comenzó a incendiarse inmediatamente. Las llamas alcanzaron a Tadeo, el bebé de ocho meses de Elizabeth y, el primer nieto de Yolanda.

Ambos fueron trasladados graves por las quemaduras de tercer grado en el 95 por ciento de sus cuerpos. Tadeo no sobrevivió, en dos días murió y ambas familias, la de Elizabeth y Alexis, el papá, se volcaron en una incomprensible escena de dolor.

Yolanda García estuvo a ratos en el velorio de su nieto, y a ratos se iba a la clínica privada donde atendían a su hija y donde personal de Gobierno del Estado de Jalisco, le decía lo que ella no veía: “que harían todo para salvarla”.

Siempre tuvo dudas. En dos reuniones personales con Jorge Aristóteles Sandoval, Gobernador de Jalisco, y el Secretario de Gobierno, Roberto López Lara, les expresó «en su cara», que no les tenía miedo y que tampoco les creía.

«Me dijo el doctor que se la tienen que llevar a una clínica para quemados lo más pronto posible», le reclamó al gobernador. Cuenta que éste se molestó con el arrebato de la madre y abuela enlutada; así que ella le respondió también con el mismo enojo después de que éste le pidiera paciencia y después de que el secretario también le reclamara su comportamiento: «Cálmese señora, así no le puede hablar al gobernador».

Cuando platiqué con Yolanda, dos días antes de que fuera trasladada su hija a una clínica especializada en quemaduras en Galveston, Texas, y ella se subiera al avión para no separarse otros 35 días de su lado, tenía la firme sospecha de que al gobierno de Jalisco le convenía más que Elizabeth se muriera, repetía: «me la quieren matar» pues ya no tenía suero antes de irse y tampoco recibía reportes claros de su estado de salud.

– Se perdió tiempo –

Quince días tarde, el gobierno de Jalisco autorizó el traslado de Elizabeth a los Estados Unidos, esto sucedió después de que el Congreso del Estado aprobó una partida especial para cubrir los gastos.

El pronóstico es reservado. La familia no ha revelado más detalles pero el panorama lo ven triste y decepcionante pues fue devuelta de la clínica en Texas, el sábado 11 de agosto, porque «ya no quiso su mamá que le hicieran nada más, está sufriendo mucho», contó Noemí Herrera, cuñada de Yolanda, mujer que ha dejado todo para acompañar a su hija en el tratamiento de donde regresaron sin mejoría.

Fueron cinco operaciones de injerto de piel pero las infecciones, la dificultad para alimentarse y los signos vitales débiles en Elizabeth, orillaron a Yolanda a pedir no más intervención médica.

A esto hay que sumarle que, en todo momento, ha sido una constante la falta de claridad en la información que les brinda el gobierno de Jalisco; por ejemplo, a Yolanda constantemente que insinúan que los recursos depositados por el gobierno para atender a su hija se terminaban pero, por otro lado, las versiones oficiales en voz del Secretario de Salud, Alfonso Pertersen Farah, aseguran todo lo contrario.

Elizabeth de la Rosa García actualmente se encuentra en un hospital público y pretenden llevarla en una clínica del IMSS. La familia está resignada a un desenlace que los vuelva a enlutar. La atención psicosocial que les corresponde como víctimas de la violencia de alto impacto ni siquiera ha sido proporcionada.

Yolanda no termina de llorar la muerte de su nieto Tadeo y, por algunos momentos, en que recrudece su angustia, ruega por el descanso de su hija.

Vía Zona Docs

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí