Inicio Destacadas De vírgenes al ‘Chupacabras’: el Vaticano busca regular apariciones y fenómenos sobrenaturales

De vírgenes al ‘Chupacabras’: el Vaticano busca regular apariciones y fenómenos sobrenaturales

40

Milenio

El Vaticano anunció este martes que el próximo 17 de mayo publicará las nuevas normas para poder certificar como ‘verdaderas’ las apariciones marianas o los fenómenos sobrenaturales vinculados a la religión.

El documento será publicado el 17 de mayo por la Congregación para la Doctrina de la Fe con la aprobación del papa Francisco y tras un año de trabajo con el objetivo de poner reglas para la aprobación de estos fenómenos.

Uno de los casos del último año es el de la vidente de Trevignano, una localidad a 30 kilómetros de Roma, donde una vidente afirmaba tener periódicamente visiones de la Virgen acompañadas de mensajes y que había congregado a muchos fieles a los que pedía donaciones. El Vaticano concluyó que estas apariciones no «correspondían a la fe católica».

Este y otros casos ha empujado a Doctrina de la Fe a codificar mejor las ya rigurosas normas vaticanas existentes y ayudará a los obispos locales a resolver supuestos acontecimientos sobrenaturales como vírgenes que lloran o sangran o que difunden anuncios de carácter religioso.

Las apariciones marianas reconocidas hasta ahora por la Iglesia son poco menos de una treintena en total, incluidas las más famosas como Lourdes, Fátima, Aparecida, Guadalupe.

Videntes que predicen el futuro 

Las últimos fueron los de Siracusa y Kibero, Ruanda, en 1981 y luego se encuentra Medjugorie, en Croacia, con videntes que aún reciben mensajes y que el Vaticano aún tiene bajo observación para certificar las apariciones, aunque autorizó las peregrinaciones de fieles.

El Vaticano también ha creado recientemente un grupo de trabajo para medir la veracidad de los fenómenos paranormales: el Observatorio Internacional de las Apariciones (OIA), con la tarea de apoyar a los obispos cuando se enfrentan a informes de acontecimientos misteriosos.

Actualmente las normas vigentes prevén un proceso diocesano inicial donde los fenómenos deben ser estudiados y luego el caso pasaría al Vaticano para su aprobación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí