Inicio Opinión Epistolario

Epistolario

0

Por Armando Rojas Arévalo

Así no se puede

LUPITA: Comentaba usted, ayer, que está desalentada con lo que está pasando en el país y con frecuencia le dan ganas de salir huyendo. A veces a mí también. No es posible tanto cinismo y tanta hipocresía, ni acabo de entender en qué momento nos dejamos persuadir por el odio y la burla. Había dicho que no volvería a escribir, porque es algo horrible estar en lo mismo todos los días, pero como ciudadano no puedo quedarme callado. Es demasiado.

Por señalar algunas cosas recientes:

El Sol de México publicó una foto de CUAUHTÉMOC BLANCO con cabecillas de bandas del crimen organizado en Morelos. Escuchar y leer a este gobernador alegando no tener la culpa ni saber quiénes eran, porque muchos le piden tomarse fotos con ellos y no va a andar preguntando a qué se dedican, es una falta de respeto a la inteligencia humana. Si el presidente puso el ejemplo, por qué no imitarlo.

El martes, el gobernador dijo que la fotografía es parte de una guerra sucia emprendida por los “narcos políticos” cuyas actividades ilícitas son investigadas por la Fiscalía General de la República (FGR). Claro, a alguien hay que culpar como ya es costumbre.

Anteayer apareció una manta en una plaza de Cuernavaca dirigida a CUAUHTÉMOC. Presuntamente está hecha por “El Tripas”, uno de los delincuentes que aparecen en la foto con el gobernador morelense, asegurando tenía acuerdos con BLANCO que ya no se están cumpliendo, y exigiéndole que no hable más porque él va a decir quién le daba dinero y a quién protege.

“Aquí se rompen los acuerdos…No se te ocurra desconocer los acuerdos…Deja de darte baños de pureza…” dice entre otras cosas el mensaje con palabras impublicables.

En Morelos, como en muchas partes del país, los asesinatos son cosa de todos los días, aunque el presidente sostenga que van en disminución. La violencia es cotidiana.

En la ciudad de Zacatecas una camioneta último modelo fue abandonada con seis cadáveres, junto al árbol de Navidad, justamente frente al Palacio de Gobierno.

DAVID MONREAL, gobernador del Estado, hermano de RICARDO, el cuasi dueño del Senado, y hermano de SAÚL MONREAL, alcalde de Fresnillo (Zacatecas, claro), dice que lo que está ocurriendo en su Estado es parte de la “herencia maldita” que le dejaron los gobiernos pasados. ¡Se mordió la lengua y escupió al cielo! RICARDO, su hermano, fue gobernador de la entidad.

A cada rato aparecen cadáveres colgados de los puentes de Zacatecas, y ayer los delincuentes dejaron abandonada la camioneta cargada con seis cadáveres, frente a las narices del gobernador. ¡El colmo!

Veintisiete asesinatos en Zacatecas en lo que va de este naciente 2022. O sea, en seis días, hasta hoy.

“Encomendémonos a Dios”, dice DAVID MONREAL Irresponsable, desentendido, le deja a Dios su tarea. ¡Carajo!

MIENTRAS TANTO, narcos se apoderan de la carretera fronteriza México-Guatemala. La misma que el Ejército construyó a lo largo de dos décadas y fue inaugurada a mediados del año 2000, está en poder de grupos armados que operan impunemente deteniendo vehículos para revisarlos, robar y hasta secuestrar a ocupantes, como ocurrió hace unas semanas con un poeta y su primo que andaban de vacaciones.

La paradoja es que esta carretera, que comunica Tapachula con Comitán pasando por Motozintla, comunica zonas muy importantes, por ejemplo la conocida como “Marqués de Comillas”; recorre 250 kilómetros rumbo al sureste rodeando la Reserva de la Biósfera Montes Azules, fue construida por cuestiones de seguridad nacional. Prácticamente fija la línea fronteriza con el vecino país. Hoy es tierra de nadie, o mejor dicho de traficantes de personas, léase migrantes.

EL PRESIDENTE prometió hoy que la red de sucursales y cajeros del Banco Bienestar será la más grande del país. Qué bueno. El Banco Azteca, que se supone opera o ayuda a operar dicho proyecto, cobra la comisión más alta de todos los bancos por usar la tarjeta en sus sucursales. ¡Y eso que son amigos!

QUE VAMOS A DEJAR DE exportar crudo. ¡Vive Dios!

¿En qué cabeza cabe esto? Forbes asegura que eso provocaría un impacto negativo a las finanzas públicas, justo en el inicio de la recuperación económica tras la pandemia de Covid-19.

Para JOSÉ IGNACIO MARTÍNEZ, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (Lacen) de la UNAM, el que dejemos de exportar crudo representará que dejen de ingresar a México entre 15 mil y 20 mil millones de dólares al año (dependiendo del precio del barril) .

En fin. Así no se puede. Con su pan se lo coman.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here